Reportaje de un Viaje
Fecha de publicación : 13 de Septiembre de 2009
Islandia 2009

En Islandia se siente la tierra viva bajo los pies. Islandia es una isla joven donde las cosas cambian de un día para otro, porque todo está aún en pleno proceso de formación, dando lugar a paisajes tan sorprendentes como cambiantes.

Casi la mitad de la vida en Islandia se concentra en Reykjavik, la capital, la otra mitad se encuentra en el perímetro de la isla, quedando el interior prácticamente deshabitado. Así que una visita razonable consiste en hacer un circuito que rodee la isla y reservar unos días al final para Reykjavik. El circuito lo hicimos en grupo y los días finales en la capital los organizamos con Javier Tellaeche como guía y la cosa resultó muy bien, Javier se comportó más como un amigo que como un guía y, como lleva más de once años en Islandia, es un gran conocedor del país, además tiene un coche con tracción a las cuatro ruedas con el que se llega a todas partes.

Si lo que se quiere ver son volcanes, fumarolas, grietas, glaciares, montañas, bahías, ríos y cataratas, sobre todo cataratas, Islandia es el país adecuado. Las cataratas islandesas son especialmente bellas y variadas. Según supimos por Javier, que además de guía es geógrafo, la abundancia de cataratas es precisamente una característica de las tierras adolescentes. Luego, con el paso del tiempo y de la erosión, las cataratas acaban suavizándose y desapareciendo.

A continuación se presentan unas cuantas fotografías tomadas a lo largo del viaje. No se pretende dar una visión de las principales atracciones turísticas islandesas sino, más bien, mostrar las cosas que me llamaron la atención a lo largo del viaje:


(c) Mamuga
Foto 01
Reykjavik. Lago Tjörn: 01/08/2009

En el lago Tjörn se pueden contemplar hasta cuarenta tipos de aves diferentes. Este estanque urbano es uno de los sitios imprescindibles de Reykjavik, tanto por el propio lago en si mismo, como porque es uno de los lugares favoritos de los oriundos de esta ciudad, al que los padres llevan a sus niños para que alimenten a los patos y a las gaviotas.


(c) Mamuga
Foto 02
Reykjavik. Lago Tjörn: 01/08/2009

No me gustan nada las gaviotas de ciudad. Estoy completamente seguro de que mientras los niños les tiran trocitos de pan, ellas analizan las probabilidades de éxito que tendrían si se lanzaran sobre el niño para devorarlo.


(c) Mamuga
Foto 03
Hraunfossar: 02/08/2009

Las placas continentales americana y euroasiática se juntan bajo Islandia y de esta unión surge una enorme actividad magmática que hace que el subsuelo se mueva con una fuerza tan brutal que puede partir en dos una enorme roca como quien parte una hoja de papel. Lo mejor será tener suerte y que no te pille a ti en el medio.


(c) Mamuga
Foto 04
Hraunfossar: 02/08/2009

Las cataratas de Hraunfossar son un amplio grupo de pequeñas cataratas que caen sobre el río Hvítá, que quiere decir literalmente “río blanco”. Voy a enviar una copia de esta fotografía a Haukur Haraldsson, director del FossHótel de Reykholt porque, además de dirigir el hotel de forma muy eficiente, tiene unos amplísimos conocimientos sobre la Mitología Nórdica en general y sobre las Sagas Islandesas en particular.

Una noche Haukur nos hizo una presentación, e incluso representación, sobre Mitología y Sagas, y lo hizo con tal vehemencia e intensidad que realmente consiguió emocionarnos. Estoy seguro de que bajo alguna de las rocas de Hraunfossar habitan los Elfos de los que nos habló Haukur.


(c) Mamuga
Foto 05
Raudfelgljukur: 03/08/2009

En el centro de esta montaña había una pequeña gruta, dentro de la cual, a su vez, había una pequeña cascada. Ese es precisamente el encanto de Islandia: pequeñas montañas, ríos, musgo, hierba, rocas, cascadas, . . . y todo muy al alcance de la mano (siempre, eso sí, que no te alejes demasiado de la N1 y que una avalancha invernal no haya dejado intransitable la carretera).


(c) Mamuga
Foto 06
Arnastapi : 03/08/2009

La población pesquera de Arnastapi está ubicada en un lugar privilegiado, justo a los pies del glaciar volcánico Snaefellsjökull. Ojo: dicho volcán no tiene nada que ver con la montaña a cuyos pies se encuentra la casa que se ve en esta foto, el glaciar está justo detrás de la montaña.


(c) Mamuga
Foto 07
Arnastapi : 03/08/2009

Aunque todavía se ve una cierta actividad pesquera en el pequeño puerto de Arnastapi, en la actualidad la principal actividad de los habitantes de esta población está relacionada con el cada vez más abundante turismo que viene atraído por este bello puerto y, sobre todo, por el glaciar, el volcán y la playa a la que, antes de retroceder, llegaba el propio Snaefellsjökull. Al margen de las principales atracciones naturales de esta parte de la península de Snaefellnes, las pequeñas casas de huéspedes de Arnastapi son una auténtica preciosidad por si mismas.


(c) Mamuga
Foto 08
Bjarnarhöfn: 03/08/2009

Bjarnarhöfn es una granja situada en Helgafellsveit, donde puede observarse cómo se realiza el proceso de preparación del hákarl que, de forma muy resumida, puede definirse como carne de tiburón podrida. ¿Qué como sabe? Exactamente como puede suponérsele a un pedazo de tiburón que se entierra hasta que termina pudriéndose. Para mi desgracia decidí probarlo. Lo que sí me gustó mucho de esta granja fueron los pequeños, pero robustos, caballos islandeses de los que el dueño de la granja estaba orgullosísimo.


(c) Mamuga
Foto 09
Helgafell: 04/08/2009

En las afueras de Stykkisholmur - la ciudad más grande de la península de Snaefellsnes - se encuentra Helgafell, es decir, la montaña Helga. Dice la tradición que quien sube a esta montaña, después de haber dado tres vueltas a una de las tumbas que está en la iglesia situada a sus pies, tendrá concedido un deseo, eso sí, siempre que se cumplan dos condiciones: que se trate de un deseo positivo y que, durante la ascensión, nunca se mire hacia atrás. Al menos, lo que sí es seguro, es que desde la cima de la montaña se tiene una bonita vista de la iglesia, de una pequeña granja que está al lado y de todo lo demás que hay por ahí, es decir: ¡nada más! Es que parece que a los islandeses no les gustan demasiado las aglomeraciones.


(c) Mamuga
Foto 10
Stadarskáli: 04/08/2009

La carretera nacional N1, también conocida como Hringbraut, discurre de forma más o menos paralela a toda la costa islandesa, dando así casi una vuelta perfecta a toda la isla. En ella se encuentran unas cuantas gasolineras, como esta de Stadarskáli, que son pequeños centros donde se encuentra de todo: comida, bebida, compras y, claro, también gasolina. En realidad no es fácil encontrar ningún otro sitio donde comer en esta isla tan poco poblada: ¡se calcula que en los mil y pico años de historia de Islandia sólo han vivido un millón de islandeses, incluyendo los trescientos y pocos mil que son coetáneos nuestros.


(c) Mamuga
Foto 11
Akureyri: 04/08/2009

Akureyri es la capital más importante de todo el norte de Islandia y también, según dicen los propios islandeses, una de las ciudades más bonitas del país. Parece ser que este nombre significa textualmente “prado del banco de arena” y en ella se pueden encontrar pulcros edificios donde tomar algo, como esta cafetería homónima de la propia ciudad.


(c) Mamuga
Foto 12
Akureyri: 04/08/2009

Lystigardur es el coqueto jardín botánico de Akureyri, pequeño pero muy cuidado y meritorio, teniendo en cuenta que se encuentra a tan sólo 100 kilómetros del Circulo Polar Ártico. En realidad toda la ciudad de Akureyri es casi un auténtico jardín porque parece ser que sus habitantes son muy amantes de las flores y, al menos en verano, la ciudad se encuentra plagada de maceteros y centros florales.


(c) Mamuga
Foto 13
Godafoss: 05/08/2009

Si alguien quiere ver cataratas espectaculares Islandia es sin duda el país adecuado. Hay una enorme cantidad de cataratas increíblemente bellas, entre las que “la catarata de los dioses”, Godafoss, es una de las más destacadas, no sólo por su propia belleza, sino por el entorno donde se encuentra.


(c) Mamuga
Foto 14
Hverir: 05/08/2009

Hverir es una zona geotérmica, que está situada justo al lado del volcán Krafla. Está llena de fumarolas, pozos de barro hirviente, tierras de colores intensos, un ambiente lleno de humo y un profundo olor a sulfúrico que lo inunda todo y que, después de acostúmbrate a él no resulta tan desagradable como al principio.


(c) Mamuga
Foto 15
Hverir: 05/08/2009

Se puede pasear libremente en medio todo esa tierra ardiente, eso sí, con la debida precaución de no meter un pie en los pozos de barro hirviente. ¡No es broma, parece ser que hace poco un turista francés se chamuscó por querer sacar una foto desde dentro!


(c) Mamuga
Foto 16
Krafla: 05/08/2009

Cerca del Lago Mývatn se encuentra la caldera volcánica de Krafla. Es bastante grande (tiene unos diez kilómetros de diámetro). En su interior uno se encuentra como de en medio de . . . un volcán . . . en realidad de eso se trata: un volcán activo. Dentro de esta caldera hay una gran diversidad de paisajes que parecen extraterrestres, como este lago de azufre.


(c) Mamuga
Foto 17
Krafla: 05/08/2009

Parece ser que antiguamente se pensaba que debajo de este volcán se encontraba nada mas y nada menos que el puro infierno. Lo más sorprendente de caminar por dentro de la caldera de un volcán es la extensión: aquello es muy grande y está lleno de accidentes geográficos: lagos, valles, grutas, picos, . . . en todo caso se trata de lugar vivo, es decir en movimiento. Donde hoy hay un pico mañana puede haber una grieta.


(c) Mamuga
Foto 18
Krafla: 05/08/2009

A lo largo de la historia se han registrado veintinueve erupciones en Krafla, produciéndose la última de ellas en el año 1984 y, aunque históricamente los volcanes han causado grandes destrozos en la isla, más de forma indirecta (hambrunas debidas a la perdida de cosechas y animales) que directa (la erupción en sí misma), en la actualidad los islandeses son líderes mundiales a la hora de rentabilizar toda esa energía que proviene de dentro de la tierra: Desde hace unas tres décadas en este lugar se ha construido una planta de generación de energía geotérmica de 60 Mw. de potencia.


(c) Mamuga
Foto 19
Namafjard: 05/08/2009

Justo por debajo de esta montaña las placas continentales americana y euroasiática se separan una de otra muy despacito. Algún día, dentro unos pocos millones de años, Islandia se dividirá en dos: una Islandia europea y otra americana, pero de momento la tierra se comporta aquí como lo que es: una adolescente cambiante, caprichosa y algo bromista: “¡Hoy produzco unas grietas, mañana un pequeño movimiento sísmico, pasado tal vez un terremoto!” La tierra es joven en esta isla que aún está en pleno proceso de formación y eso se nota en cada paisaje. Las cosas están como sin acabar. Y eso es algo peligroso, pero muy bello.


(c) Mamuga
Foto 20
Bahía de Hvsavik: 05/08/2009

Siempre que he ido a ver ballenas ha pasado lo mismo: De repente alguien de la tripulación grita “¡Ballena a las once en punto!”. Yo voy corriendo al punto donde estarían las once si el barco fuera un reloj y la proa fueran las doce en punto, pero no veo nada. Luego otro grito nos avisa “¡Ballena a las tres en punto!” y todo el mundo va corriendo a babor, yo también, por supuesto, pero continúo sin ver nada. Además está vez es peor porque siempre hay alguien que grita emocionado: “¡Sí. Sí. Síiiii. La veo. La veo!”. ¡Que va, yo no, como mucho un ligero chapoteo! Al final del periplo se hace recuento del número de ballenas avistadas y todo el mundo desembarca con una cara muy sonriente, menos yo, que debo ser tonto, porque apenas he visto nada.

No puedo negar que en la Bahía de Hvsavik no hubiera ballenas. ¡Las había! Pero las hembras no estaban en celo, ni los machos daban tremendos saltos para impresionarlas. Tampoco se nos acercó ningún cachalote a mirar con curiosidad que tipo de seres vivos había en el barco, ni siquiera una ballena dejó ver su majestuosa cola. Sólo vimos unas cuantas ballenas Minke que, a unos treinta o cuarenta metros de nosotros, se asomaban de vez en cuando a respirar dejando ver ligeramente su lomo y su aleta dorsal. ¡Pero el paseo en barco fue bonito, y el chocolate caliente que nos dieron al final sabía a gloria!


(c) Mamuga
Foto 21
Ásbyrgi: 06/08/2009

La reserva natural de Ásbyrgi es uno de los pocos lugares de Islandia donde se pueden encontrar bosques al abrigo de espectaculares paredes rocosas. Espectaculares paredes rocosas, en esta isla, hay muchísimas, en cambio los árboles son un bien absolutamente escaso. La ausencia de árboles en Islandia no es debido al clima, que en realidad es mucho menos frío que en otras regiones donde los árboles son abundantes. La ausencia de árboles, en realidad, se debe a la ausencia de suelo. Los vientos y la geología de este país hacen que sólo haya rocas donde los árboles no pueden enraizar.


(c) Mamuga
Foto 22
Jökulsárgljúfur: 06/08/2009

En el Parque Natural Jökulsárgljúfur (yo no tengo la culpa del nombre) se encuentra el cañón por el que trascurre el río Jökulsa á Fjöllum. La traducción literal de Jökulsárgljúfur es “Cañón del río Glaciar”, y se trata de una garganta de unos treinta kilómetros de longitud, cien metros de profundidad y quinientos metros de anchura, que se formó debido a las violentas acometidas del caudal procedente del deshielo del glaciar que puede con todo: hielo, agua, barro, sedimento, rocas, . . .


(c) Mamuga
Foto 23
Selfoss: 06/08/2009

Una de las cataratas que produce el río Jökulsa á Fjöllum para salvar los desniveles del terreno es Selfoss que, en comparación de su vecina Dettifoss, es una minucia - Selfoss sólo cae desde una altura de unos once metros, mientras que en Dettifoss el agua vuela durante cuarenta y cuatro metros – en todo caso a mí me gustó más la pequeña, sobre todo por dos cosas: el entorno que rodea a la cascada y el hecho de poder acercarse exactamente hasta en el mismo punto donde se produce.


(c) Mamuga
Foto 24
Breiddaldsvik: 06/08/2009

En Breiddaldsvik dormimos en una de las habitaciones más pequeñas en las que dormido jamás, era una habitación del hotel Stadarborg y, de verdad que no exagero, si me colocaba en el centro de la habitación casi podía tocar las cuatro paredes sin moverme del centro, lo cual no es demasiado espacio, sobre todo teniendo en cuanta que se trataba de una habitación doble. En la parte posterior del hotel se encontraba esta también pequeña casita para, supongo, guardar los aperos de trabajo.


(c) Mamuga
Foto 25
Breiddaldsvik: 06/08/2009

Yo creo que el hotel Stadarborg es una antigua granja reconvertida en hotel y, aunque las habitaciones sean minúsculas, estaba muy bien equipado: tenía, entre otras muchas cosas, un picadero para montar a caballo y un fenomenal campo para jugar al fútbol.


(c) Mamuga
Foto 26
Breiddaldsvik: 06/08/2009

Además, todo en el hotel Stadarborg tenía el encanto de las cosas sencillas, como el buzón que tenían para que el cartero deposite en él el correo. Si hubiera espacio suficiente en la habitación para abrir la maleta y poder seguir rebullendo por allí este sería un hotel perfecto.


(c) Mamuga
Foto 27
Jökulsárlón: 07/08/2009

Debido al retroceso del glaciar Breidarmerkurjökull se ha producido la laguna glaciar de Jökulsárlón, en la que se reúnen unos espléndidos icebergs que flotan en el agua y entre los que se puede navegar. Este lago surgió en el año 1934 y, en al año 1975 ya tenía casi 8 km2 que, en la actualidad, se han convertido en 18 km2. Este imparable crecimiento se debe al constante retroceso de los glaciares debido a los cambios climáticos.


(c) Mamuga
Foto 28
Skaftafellsjökull: 07/08/2009

Antes de visitar Skaftafellsjökull paramos a comer en una gasolinera, bueno, en realidad, comimos en un restaurante perteneciente a la gasolinera. Al otro lado de la carretera había una casa de campo situada junto a una lengua del glaciar. Cada lengua tiene su propio nombre siempre terminado en “jökull”, que significa “glaciar” en islandés. Lo malo es que, si se dan ciertas circustancias, suelen juntar dos, o incluso tres, palabras formando una larga cadena de caracteres dificil de reproducir, memorizar e incluso escribir.


(c) Mamuga
Foto 29
Skaftafellsjökull: 07/08/2009

Skaftafellsjökull es sólo la lengua del gran Vatnajökull, que es el glaciar más grande de Europa aunque, debido al calentamiento global, no deja de retroceder lenta, pero continuamente (un kilómetro cada diez años). Para llegar a los pies del glaciar es necesario recorrer a pie un largo sendero que parte del centro de visitantes, donde hay un pequeño museo y una sala de proyecciones además de, ¡como no!, tiendas. Aunque, siendo honrados, Islandia es uno de los países donde menos se presiona a los turistas para que compren cosas continuamente.


(c) Mamuga
Foto 30
Núpsstaður: 07/08/2009

Minúscula iglesia con techo de hierba. Las casas escavadas en las rocas o, a veces, semiescavadas son muy frecuentes en Islandia. En muchos casos estas casas se integran con el paisaje porque se cubre su techo, e incluso sus paredes, con hierba. Algunas de estas casas, como en este caso, son pequeñas iglesias.


(c) Mamuga
Foto 31
Núpsstaður: 07/08/2009

Cerca de la iglesia con el techo de hierba había tres ovejas. En verano sus propietarios dejan en semilibertad a cada oveja madre con dos corderos y ellos solos se encargan de pastar y engordar con la abundante hierba islandesa. En Islandia no hay árboles ni casi animales, pero tríos de ovejas (una madre con sus dos hijos) y caballos pastando en aparente libertad pueden observarse en toda la isla.


(c) Mamuga
Foto 32
Kirkjubaejarklaustur: 07/08/2009

Las instalaciones hoteleras en Islandia no son nada del otro mundo aunque, eso sí, por muy sencillos que sean los hoteles suelen ser instalaciones limpias y confortables. La noche que dormimos en Kirkjubaejarklaustur, en medio de la nada, se encontraba un hotel de los que la cadena Islandian Hotels que tiene a lo largo de todo el país. Estos sí que son una serie de excelentes hoteles además, es un placer salir de tu habitación y, como en este caso, no salir a un pasillo sino directamente al campo, con una vista tan espectacular y solitaria como esta.


(c) Mamuga
Foto 33
Kirkjugólf: 08/08/2009

En Kirkjugólf hay un suelo natural de basalto que la propia Naturaleza ha igualado hasta tal punto que alguien llegó a pensar que se trataba del suelo de una antigua iglesia, pero no, esa forma simplemente se debe a un capricho de la Naturaleza. Aquí, en Kirkjugólf, como puede verse en la foto el paisaje es como en el resto de la isla: sinuoso, lleno de rocas, muy irregular y con el omnipresente musgo islandés que todo lo cubre. También se puede ver el esfuerzo que están haciendo los islandeses para introducir árboles que ayuden a fijar el suelo.


(c) Mamuga
Foto 34
Solheimajökull: 08/08/2009

Cuando llegamos a esta lengua de glaciar del sol, que eso es lo que quiere decir Solheimajökull, me di cuenta que los glaciares no son blancos sino negros. Bueno, como mucho estoy dispuesto a admitir que son blanquinegros, a veces con ciertas tonalidades azules. La parte blanca proviene, como no, del hielo; la parte negra de los sedimentos que arrastra el glaciar; y la parte azul de la luz reflejada por el hielo cuando se dan ciertas circunstancias lumínicas (y sólo en ese caso).


(c) Mamuga
Foto 35
Seljalandfoss: 08/08/2009

De entre las numerosas cascadas que el deshielo el glaciar Myrdalsjökul produce puede que las más importante sea Skogafoss, pero a mí me gustó mucho más Seljalandfoss que permite pasar por su interior para obsérvala de dentro a fuera. Parece ser que también le ha gustado mucho esta catarata a los responsables del Departamento de Marketing de Windows, que la van a utilizar como imagen de la próxima versión de su sistema operativo.

Nota: El puntito blanco de abajo a la derecha es una persona tomando una foto.


(c) Mamuga
Foto 36
Strokkur: 09/08/2009

El geiser por excelencia, el geiser que ha dado nombre a todos los géiseres del mundo, ya no está activo: Se llamaba así, Geysir (es decir, de un nombre propio se ha hecho un nombre común) y entró en actividad súbitamente en el siglo XIII pero, de forma igualmente súbita, en el siglo XX, dejó de enviar hacia el cielo la torre de agua pulverizada que subía hasta sesenta metros de altura. Ahora el geiser más importante que continúa activo, a apenas unos metros de donde estaba el original Geysir, es el Strokkur que, más o menos cada cinco minutos, produce una columna de unos veintitantos metros de altura.


(c) Mamuga
Foto 37
Fridheimar: 09/08/2009

En esta granja-invernadero se produce una buena parte de los tomates que se consumen en la vecina Reykjavik y, a la vez, se puede observar de cerca, e incluso en acción, a los especiales caballos islandeses, cuyo pelo es más largo y abundante que el de los caballos de otras partes del mundo. Digo yo que será para protegerse del frío.


(c) Mamuga
Foto 38
Reykjavik. Escaparate de tienda en la calle Laugavegur: 09/08/2009

“Marrón es el color de la caca”, en términos generales, es una afirmación indiscutible, pero parece algo innecesario recordarlo en una camiseta. Pero escrito en inglés: “Brown is the color of pooh” y con la foto del primer ministro británico Gordon Brown justo al lado del mensaje la cosa tiene una segunda lectura. Resulta que debido a la profunda crisis económica que está sufriendo Islandia, en el Reino Unido han decidido congelar todos los fondos islandeses depositados en bancos británicos y, para que esa congelación sea legal según la propia ley inglesa, la única posibilidad que había era una declaración formal de que Islandia es un país terrorista, así que el primer ministro Brown ha declarado formalmente terrorista a este inocente y pacifiquísimo país. ¡Parece lógico que no le tengan demasiado cariño!


(c) Mamuga
Foto 39
Solheimajökull: 10/08/2009

Volvimos un segundo día a Sólheimajökull (el glaciar del sol) que es una lengua del Myrdalsjökull (el mayor glaciar de Europa) que está situada en el suroeste del Myrdalsjökull y tiene una longitud de unos ocho kilómetros. Esta vez hicimos una caminata con crampones, recorriendo unos seiscientos metros en unas tres horas y media. El paisaje es muy atractivo porque dentro del glaciar hay pequeños ríos por los que desagua, profundas y peligrosas grietas, pequeñas montañas formadas por el sedimento, . . .


(c) Mamuga
Foto 40
Solheimajökull: 10/08/2009

Dado que la lengua del glaciar no es demasiado ancha nunca tuvimos la sensación de estar completamente rodeados de hielo, pero la experiencia es agradable: se siente mucho poderío al avanzar sobre el hielo si resbalar en absoluto, es más, con los crampones puestos uno se siente como un todoterreno con tracción a las cuatro ruedas: ¡eres capaz, literalmente hablando, de subir por las paredes!


(c) Mamuga
Foto 41
Bláa Lónid (La Laguna Azul): 11/08/2009

La Laguna Azul es un centro spa que utiliza las templadas aguas (37º-39º) residuales de una Central Geotérmica situada al sur de Reykjavik, en la Península de Reykjanes. Los residuos minerales de las aguas utilizadas en esta planta de generación de energía resultan altamente beneficiosos para la piel, de forma que un baño en esta piscina, además de relajante, puede ser considerado como un auténtico tratamiento de belleza. Por eso la Laguna Azul se ha convertido en un los atractivos turísticos islandeses más conocidos internacionalmente. Pero no sé porque la llana “azul”, en realidad el color predominante es el blanco.


(c) Mamuga
Foto 42
Bláa Lónid (La Laguna Azul): 11/08/2009

Bañarse en una piscina donde se deposita agua procedente de una planta de generación de energía eléctrica no suena demasiado atractivo, pero si se trata de una Central Geotérmica islandesa la cosa cambia: es un agua limpia, caliente y, además, los compuestos que contiene parece ser que son muy positivos para la piel, por eso la Laguna Azul, que está físicamente pegada a una Planta Geotérmica, suele ser visitada con frecuencias por islandeses de todo estrato social.


(c) Mamuga
Foto 43
Bláa Lónid (La Laguna Azul): 11/08/2009

A los islandeses les encantan las piscinas de agua templada. Incluso en pleno invierno. La temperatura cálida del agua puede hacer que, al final de una fría jornada de trabajo, la piscina sea un esplendido lugar donde descansar un rato al aire libre, pero huyendo del más que probable frío ambiental. La Laguna Azul es la más famosa de estas piscinas, pero cualquier ciudad islandesa, incluso las mas pequeñas, disponen de una piscina al aire libre de agua caliente, en la que los islandeses se relajan tanto en verano como en invierno.


(c) Mamuga
Foto 44
Reykjavik: 11/08/2009

'66º Norte' es una de las marcas islandesas más prestigiosas de ropa para el frío. Su nombre proviene de la latitud a la que se encuentra el Círculo Polar Ártico en Islandia (en realidad 66º 30’). El caso es que las prendas sintéticas de esta marca de ropa están de moda, son excelentes para mantenerse abrigado, a la vez que muy ligeras, pero, eso sí, desgraciadamente, también son sumamente caras. Su lema es: 'No existe mal tiempo, sólo ropa inapropiada' y, ciertamente, han logrado desarrollar un tipo de prenda que no pesa nada y, a la vez, te mantiene caliente y seco en medio de una tempestad.


(c) Mamuga
Foto 45
Reykjavik. Klapparstígur: 11/08/2009

La “Barca del Sol”, obra del escultor Jón Gunnar Arnarson, es la escultura más representativa de Reykjavik. Se trata de una reinterpretación de un barco vikingo, como el que sirvió para que el sueco Naddorddur, en el año 850, fuera el primer navegante nórdico que inició la colonización de Islandia. En realidad los primeros pobladores de Islandia provenían de una zona que en la actualidad pertenece a los países de Noruega y Suecia que, probablemente debido a equivocaciones en sus cálculos marítimos, confundieron sus rutas y llegaron a una desabitada isla en la que decidieron asentarse.


(c) Mamuga
Foto 46
Reykjavik: 11/08/2009

La arquitectura islandesa es sencilla y práctica: apenas hay edificios altos y siempre se construyen casas herméticas, a prueba de agua, que permitan conservar bien el calor. Si uno va buscando arquitectura histórica en Reykiavik se ha confundido de ciudad pero, eso sí, sí existe un buen numero de casas antiguas muy bien conservadas y, en general, con una formas geométricas cuya atracción es precisamente su sencillez.


(c) Mamuga
Foto 47
Reykjavik. Desde el campanario de Hallgrímskirkja: 11/08/2009

Desde el campanario de la esbelta catedral luterana de Reykjavik, situada en pleno corazón de la ciudad, puede verse una buen parte del centro de esta pulcra y tranquila, tranquilísima, ciudad. Hay muy poco ambiente por la calle. Supongo que en invierno todavía debe haber menos porque, al margen de que la ciudad sea tranquila por si misma, el mal tiempo tampoco ayuda a hacer una vida demasiado callejera.


(c) Mamuga
Foto 48
Reykjavik: 11/08/2009

Las ventanas islandesas no se abren del todo, sólo una pequeña parte de ellas puede abatirse ligeramente para que se refresque la casa. Yo creo que eso se debe a que “refrescarse” no es precisamente una primera necesidad para los islandeses. Más bien debe ser al revés, la idea es evitar que se escape el calor de dentro de las casas.


(c) Mamuga
Foto 49
Reykjavik. Isla de Akurey: 12/08/2009

Los frailecillos son capaces de nadar, es más, durante sus primeros años de vida, hasta que llegan a la edad madura, su único medio de vida es el marino. Este extraño ave, que forma parte de la gastronomía local, no anida sino que simplemente busca acantilados escarpados, de difícil acceso para sus depredadores, donde ponen los huevos bajo tierra. A pesar de su aspecto, los frailecillos son muy eficaces tanto volando como nadando.


(c) Mamuga
Foto 50
Reykjavik. Isla de Akurey: 12/08/2009

En verano, en los acantilados islandeses, llegan a anidar unos diez millones de frailecillos. Son unos pájaros muy raros, con un cierto parecido físico a los pingüinos, pero que pueden volar, de una forma un tanto cómica, pero volar, lo que se dice volar, ¡vuelan! Su cuerpo no es nada aerodinámico, digamos que su aspecto es el de unos pájaros gorditos con el pico de color llamativo que vuelan con mucho esfuerzo. En la isla de Akurey, que está a apenas un cuarto de hora del navegación desde el puerto de Reykjavik, en verano, pueden verse numerosísimos frailecillos intentando sacar adelante a su prole.


(c) Mamuga
Foto 51
Reykjavik. Museo Nacional de Islandia: 12/08/2009

Esta figura humana, realizada en bronce alrededor del año 1000, se cree que representa a Thor, uno de los dioses principales de la religión nórdica, aunque caben dudas sobre si también podría representar a Cristo. A pesar de su pequeño tamaño, esta es una de las piezas más valiosas del museo. Entre los años 800 y 1000 la religión predominante en Islandia era la Nórdica, cuyos seguidores adoraban a los Dioses Escandinavos, pero en aquellos años también había, en una sorprendente y pacífica convivencia, un buen numero de cristianos en Islandia.


(c) Mamuga
Foto 52
Reykjavik. Museo Nacional de Islandia: 12/08/2009

El Museo Nacional ofrece una perspectiva completa de los mil y pico años de historia de este país, desde el siglo IX hasta el siglo XX. Uno de los últimos objetos de la colección, cronológicamente hablando, es el fotomatón que Ólafur Magnússon compró en Alemania en el año 1930. Magnússon fue uno de los primeros fotógrafos islandeses que ofreció a sus clientes un servicio de fotomatón que estuvo plenamente operativo, a pesar de su rudimentaria tecnología, hasta el año 1997. La parte trasera del equipo está desmontada, pudiéndose ver los grifos que formaban parte de su primitivo proceso de auto-revelado.

 
Privacidad    Condiciones de uso   Copyright