Exposición Virtual
Fecha de inauguración : 1 de Marzo de 2015

Enrique Camps

Conocí a Enrique Camps en septiembre del año 2010, en el Café Comercial de Madrid, donde habíamos quedado para hacerle entrega de mi Hasselblad 501 CM, con su correspondiente objetivo CFE 80-2,8 y también mi fotómetro Minolta V. ¡Se lo había vendido todo!

Quien no esté enganchado a este vicio que es la fotografía no sabe lo que se siente al desprenderse de un equipo como este. Especialmente si se trata de una cámara casi completamente nueva, con la que sólo había hecho 60 carretes, es decir apenas 720 fotografías.

Pero la realidad era que no la usaba. Ya me había deshecho de mi ampliadora y de mi cuarto oscuro, porqué ya sólo hacía fotos con cámaras digitales. No tenía sentido tener una cámara como la Hasselblad guardada en un cajón. Por eso, con todo el dolor de mi corazón, decidí venderla.

Una vez que se vende algo, en teoría, ¡se acabó! Da igual si el comprador va a cuidar a ese objeto como lo hubieras cuidado tú; da igual si el nuevo propietario va a continuar manteniendo esa relación tan especial que había entre la cámara y yo; da igual si, por decir algo terrible, simplemente la quiere para despiezarla y utilizar cada uno de sus componentes como piezas de recambio; todo da igual, ¡ya no es mía!

Pero eso sólo es en teoría. La realidad, al menos en mi caso, es bien diferente. Yo prefería que el nuevo propietario disfrutara de la cámara como hubiera disfrutado yo, si no me hubiera pasado al mundo de la fotografía digital. Deseaba que esa cámara fuera algo realmente especial para su nuevo propietario. Alguien podría pensar que los fotógrafos tenemos una relación casi fetichista con nuestras cámaras, nuestros objetivos, nuestras cosas. . . ¡pues sí, es así!

Me encantó saber, algunos meses después, que el nuevo propietario de mi Hasselblad 501 CM la quería igual que la había querido yo. Mantuve alguna relación, vía email, con Enrique Camps y pude comprobar que había tenido suerte con el comprador. ¡Mi cámara estaba en buenas manos! Por eso hoy, cuatro años y medio después de aquel día en el que hicimos el intercambio en el Café Comercial, es un auténtico placer para mí presentar aquí una exposición virtual con fotos de Enrique Camps.

Hemos hecho una pequeña selección entre sus fotografías, intentando dar una visión global del trabajo que hace este fotógrafo. No nos hemos limitado a elegir sólo fotos tomadas con la Hasselblad (en realidad sólo las fotografías números 2, 3, 4 y 5 han sido hechas con esta cámara), sino que hemos elegido algunas fotos suyas que me gustaban mucho a mi y algunas otras fotos que eran especiales para él.

Al final hemos decidido mostrar un total de quince fotografías que hemos ordenado con el siguiente criterio: Para empezar nada mejor que un autorretrato algo especial; después cuatro imágenes procedentes de negativos de medio formato tomados con la Hasselblad, fundamentalmente paisajes; luego hemos incluido un paisaje más, tomado en este caso con una cámara de 35 mm. Nikon; a continuación se muestra una serie de retratos de estudio; y, para terminar, una composición en la que se juega con el concepto enfoque-desenfoque.

Después de haber terminado la selección de fotografías, todas ellas en blanco y negro, se nos ocurrió añadir un par de imágenes más en color. En realidad son dos fotos que nada tienen que ver con las expuestas previamente, por eso decidimos dejarlas en color. Se trata de una fotografía de la Hasselblad 501 CM y otra con una panorámica del cuarto oscuro de Enrique Camps, donde se produce la magia, donde se revelan las imágenes latentes en la película y donde se positivan las copias en papel.

Por cierto, todas las imágenes expuestas en esta página web, salvo las dos últimas, se han obtenido mediante "escaneados" realizados a partir de copias en papel. Es por eso que la calidez que se aprecia aquí no es la misma que se siente con las copias en papel fotoquímico. Puede que una fotografía digitalizada tenga mejor enfoque, mejor contrate, incluso mayor nitidez . . . pero nunca se conseguirán las mismas sensaciones ¡Es lo que tiene trabajar con una Hasselblad!


(c) Enrique Camps
Foto nº 1: Autorretrato abstracto


(c) Enrique Camps
Foto nº 2: Quijote y Sancho


(c) Enrique Camps
Foto nº 3: La Pedriza.


(c) Enrique Camps
Foto nº 4: Axpe


(c) Enrique Camps
Foto nº 5: Prometidos


(c) Enrique Camps
Foto nº 6: Veleros


(c) Enrique Camps
Foto nº 7: Daniela


(c) Enrique Camps
Foto nº 8: Daniela


(c) Enrique Camps
Foto nº 9: María


(c) Enrique Camps
Foto nº 10: Abuela


(c) Enrique Camps
Foto nº 11: Daniela


(c) Enrique Camps
Foto nº 12: Desnudo


(c) Enrique Camps
Foto nº 13: Pie enfocado


(c) Enrique Camps
Foto nº 14: La Hasselblad 501 CM de Enrique Camps


(c) Enrique Camps
Foto nº 15: El cuarto oscuro de Enrique Camps



 
Privacidad    Condiciones de uso   Copyright